Esperanza, Historia, México, País, Partidos políticos

La multiplicación y el brote

“Cuando lo creas todo perdido, no olvides que aún te queda el futuro, tu cerebro, tu voluntad y dos manos para cambiar tu destino.”

von Braun.

Que el poder de un presidente en México es “potente”, es algo que no requiere explicación, lo que sí la requiere es la justificación de ese ejercicio del poder. El hecho de dar razón y razones a los ciudadanos -sin distinción de clase, género o educación- de humanizar los actos de gobierno, de enfrentar los problemas estructurales y las formas que originaron la desigualdad del país es lo que justifica la actuación del gobernante en palacio nacional.

Dos fenómenos que se perciben en el mundo político mexicano actual:

Por una parte, la llamada Cuarta Transformación (4T) ha ocasionado que germinen en cada momento y lugar del territorio nuevas ideas y proyectos que -apuntalando lo que es el cambio social más importante de las últimas décadas- muestran a un ciudadano diferente, a uno distinto al sujeto pasivo del periodo neoliberal. Lo que se puede apreciar es la politización del ciudadano común, del de a pie, del que trabaja de sol a sol, del que no es sobrado de medios materiales y sí de angustias por cubrir sus necesidades propias y familiares.

Las mayorías que se sienten representadas por el gobierno actual se expresan de diferentes formas, basta ver las redes sociales –que son los medios a su alcance- para darnos cuenta que lo que se conocía como el proceso de opinar a cargo de los “intelectuales” pasó a la libertad y la audacia de la expresión de ideas por parte de la mujer y hombres comunes.

Esas mujeres y hombres, simples, chairas, nacas (cualquier otro epíteto que nos pongan) contradicen a aquellos herederos,  señoritos satisfechos y niños y niñas mimadas que se comportan exclusivamente como herederos de la comodidad, la seguridad y la abundancia (sí, no es redundancia: herederos comportándose como herederos, dado que es lo único que son y tienen para ofrecer). La gran mutación en el paradigma social ciudadano que estamos viviendo es que, lo que para algunos o muchos, antes era muestra de admiración, hoy es materia de crítica; lo que antes se veía como elegancia y esnobismo pasó a entenderse como lo que verdaderamente es: vulgaridad y chabacanería (Movimiento Ciudadano con su gobernador de Nuevo León Samuel García y esposa, el candidato Palazuelos al gobierno de Quintana Roo , más los que se acumulen con ese mismo perfil, no me dejarán mentir)

En la forma en que se gastan los recursos públicos, a diferencia del pasado, hoy las obras públicas ya no son una interpretación de los asuntos que bajan a partir de los deseos del gobernante sino que es la sociedad de donde surgen los proyectos y cambios que suben como órdenes para proyectarse y ejecutarse; la SEDATU es un ejemplo: los cientos de obras que se hacen en todo el país como canchas, calles, iluminación, auditorios, clínicas, mercados, estadios etc. son ejemplo del cumplimiento a las necesidades específicas de las comunidades.

Se dejó de hacer obras públicas que acababan convirtiéndose en elefantes blancos concebidos para la placa conmemorativa con el nombre del presidente inaugurante pero que poca o nula función social tienen; se dejó de hacer cascarones presentados como obras completas para pasar la bolita al siguiente sexenio, se dejó de hacer bardas de refinería y torres bicentenarias para decir que se hace algo cuando tan solo sirven para llenar los bolsillos de funcionarios.

En este movimiento transformador de la 4T se invierte el proceso y se trabaja de abajo hacia arriba.

El segundo aspecto al que me refiero en esta columna es la confirmación de que cada cierto tiempo hay un “brote” de toma de posiciones por parte de algunos funcionarios, políticos y otros para ubicarse hacia el futuro; es un brote vulgar, acomodaticio que no tiene nada que ver con ideología, amor al país o idea social, es mera conveniencia de búsqueda de puesto. En realidad es una depuración de los proyectos originarios para dar paso a un acomodo a conveniencia.

Lo que antes se vivía como un enfrentamiento de posiciones políticas, de ideología o de generación de proyectos nuevos; hay que recordar de la salida de Cárdenas, Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y otros del PRI para dar paso a esa Corriente Democrática que daría origen al PRD; hoy no es más que una búsqueda de chamba aprovechando coyunturas. Este año hay elecciones en 6 gobiernos estatales, el próximo en 2, el 2024 la federal; así que la búsqueda de posiciones, candidaturas y “chuleta” hace que los chapulines entren en acción en MORENA. Oiremos de ellos sus razonamientos de «proyecto» que solo encubren su “darse cuenta” que no tienen cabida en un propósito que intenta que se atiendan las necesidades sociales y no las necesidades laborales de funcionarios y políticos.

Estamos viviendo un interregno, para algunas mujeres y hombres hay un vacío entre dos formas de ver el país: fueron expulsados del pasado o, más bien,  nunca fueron aceptados por la aristocracia prianista pero también se sienten alejados de la 4T porque la quieren ver de la misma forma en que se participaba en la política mexicana en el pasado. Mientras no se acepte que el país cambió, que el modelo de enriquecimiento por el simple hecho de ser funcionario o político dejó de existir, el chapulineo será la constante.

A propósito del nuevo país que estamos construyendo, un verso de Carlos Pellicer ahora que recordamos el 125 aniversario de su natalicio. De su poema “A JUÁREZ”:

Y si una flor silvestre puedo dejarte ahora/ es porque el pueblo siente que en su esperanza adulta/ tu fe le dará cantos para esperar la aurora.

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s