4T, México, Política

De futuro y cucuruchos

El hacia dónde vamos, desde mi punto de vista, es a construir un modelo de fraternidad.

¿Hacia dónde vamos y cuál es la intencionalidad del movimiento 4T?  

Una aproximación es lo que se dice en los libros escritos por AMLO y de los que se pueden extraer algunas ideas fundamentales que se repiten: austeridad republicana, combate a la corrupción, acabar con la política de endeudamiento indiscriminado, fin y reversión de medidas “neoliberales” como el desmantelamiento del aparato industrial del estado (PEMEX, CFE) en beneficio de élites de poder, respeto a los derechos humanos bajo un criterio de igualdad, estrategias distintas para combatir la violencia etc. En pocas palabras: transformar el modelo de desarrollo económico seguido en las últimas 3 décadas que generó un aumento en la desigualdad económico-social y, desarticular políticas públicas que han procurado la inmensa corrupción que hermanó el poder político con el poder económico.

Creo que estos cuantos conceptos de un proyecto político, si bien muy importantes, no plantean en amplitud el espacio o momento al que se quiere llegar.  El hacia dónde vamos, desde mi punto de vista, es a construir un modelo de fraternidad.

La fraternidad por definición tiene la connotación de ser algo por alcanzar, es un concepto aspiracional  que se contrapone a la ambición y que habla de hermandad y amistad. Es un concepto tan utópico que en su misma construcción social se encuentra su imposibilidad. 

Ni en la historia del poder económico o político; ni en la institucionalización de las religiones, sobre todo las monoteístas; ha sido posible encontrar la realización de esa idea, indefectiblemente se topa con la intolerancia y el egoísmo, “natura humana”.

Entonces, si el camino de la 4T tiene como fin construir un modelo de fraternidad pero al mismo tiempo ese modelo es meramente utópico, ¿cuál es el sentido del proyecto en el que estamos inmersos, cuál es su futuro? Mi teoría es que asumiendo esa aspiracionalidad lo que queda es sentar la plataforma que sine qua non, le dará sustento a la utopía. Esa plataforma se basa en los otros dos conceptos, que además del de fraternidad, expresados por Robespierre en 1790 se convirtieron en lema de la república francesa: igualdad y libertad.

La libertad:

El estado es quién debe garantizar que las personas seamos libres. En teoría, mujeres y hombres debemos tener la libertad de expresión, reunión, de asociación, de participar con el voto en la selección de los gobernantes; pero en la práctica las relaciones de producción que se generan entre los más fuertes y los más débiles hacen que el resultado de la libertad sea que pocos detenten los recursos económicos y muchos detenten carencias y pobreza. Ese es el modelo de libertad del liberalismo económico y que en realidad es la competencia entre el corredor con dos piernas y el corredor cojo; uno tiene mayor ventaja que el otro.  En abstracto la libertad es igual para ambos.

La libertad que se pretende construir es una libertad justa. Una que se sujete a las leyes y que necesariamente implique que la libertad de uno termina donde empiezan los derechos del otro.

La igualdad:

De una manera simplista es la no discriminación de ninguna razón de la condición humana, llámese religión, género, raza, ideología. Es el derecho que todos tenemos de ser tratados de igual forma ante la ley, es la garantía de que todos contemos con los mismos derechos y obligaciones. Y sin embargo esta simpleza, tan de texto escolar, no explica como en este país hay unos más iguales que otros, hay minorías agravadas que buscan derechos que otros sí tenemos y por lo tanto hay un fundamento esencial de la vida democrática que no se cumple: en México no hay igualdad.

La igualdad se construirá acercando oportunidades a todos, empezando por los más pobres, reconstruyendo el sistema de justicia, generando nuevas formas de distribución de riqueza y recuperando los bienes nacionales para su aprovechamiento por la sociedad entera.

Si se resuelven estos dos puntos (libertad e igualdad) aunque sea sentando sus bases sólidas e irreversibles, sería ese el logro trascendente de la 4T; yo con eso me conformo.

Como todo momento transformador, la circunstancia en que se lleva a cabo es determinante. A favor para el proyecto está la voluntad de la gran mayoría de ciudadanos de entre los que votamos de ser parte de la iniciativa de cambio y que sabemos y asumimos que será un camino largo, tortuoso a veces, difícil e incluso contradictorio. En contra está la minoría ruidosa y furiosa que intenta frenar el avance social, como dice Virgilio en la Eneida: ¿Tantaene animis caelestibus irae? (¿tanta ira en el ánimo de los dioses?) por perder privilegios mal habidos o por decir lo menos, injustos.

A estos “contras” les iría bien el uso de cucurucho de penitentes y tienen dos opciones: ser los Gestas que reclaman con alharaca; que saben de su mezquindad y por el hecho mismo de serlo creen que lo merecen todo, o ser los Dimas que reflexionan y cambian; a unos y otros así les irá. 

El país y la sociedad cambian, el movimiento 4T es transformador, es innovador, conceptualmente es algo que no se ha vivido y se desconoce, ojalá y se convierta en el camino hacia la fraternidad de las siguientes generaciones.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s