Ignorancia, perversidad y razón

...en este caso sí hay los peligrosos y de los que políticamente sí hay que cuidarse: son los tibios, de los que son pero no son, de los mediastintas, los que se acomodan al evento o circunstancia para dar una opinión y que prefieren no ver el bosque sino tan solo el árbol de su inmediatez. Son peligrosos porque: un burro puede fingir ser un caballo, pero tarde o temprano rebuzna.