AMLO, Desmemoria, Feminismo, México, Política

La desmemoria

Así como te digo una cosa te digo la otra. (Frase del personaje “Chimoltrufia”)

¡Nada más patético y contradictorio que los panistas declarándose feministas!

En política una condición para gozar de autoridad moral y credibilidad es mostrar congruencia en los hechos y decires. No se trata de un mero ejercicio de coherencia lógica, sino que es un conjunto de actos de palabra y acción que se mantienen en el desarrollo de un tema o de una historia y finalmente de una visión teórica y práctica para enfrentar un problema.

Congruencia implica, necesariamente, no estar variando las posiciones políticas según la conveniencia del momento y no estar experimentando con planteamientos a modo de ocasión para acomodarse a la narrativa del día.

En estos días, a raíz de la celebración del día de la mujer nos encontramos con lo que bien podría plantearse como esquizofrénico (Una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Fuente: OMS)

Misóginos y machistas reconocidos por su historia de vida de repente surgieron como defensores y adalides de las mujeres; críticos de la pinta de monumentos públicos en el mismo evento de años anteriores que clamaban porque no se protegían estos inmuebles de quienes los maltrataban se convirtieron en esta ocasión en férreos opositores a que se hayan protegido con vallas metálicas; lloraban por los monumentos, hoy se indignan por las vallas. ¡Otro milagro de este gobierno, convertirlos en feministos!

Un expresidente panista que se refería a las mujeres como lavadoras de dos patas se transformó, con su pobre lenguaje carente de ortografía, en rudo y vehemente guardián de las causas femeninas.

Otro panista expresidente, el segundo y esperemos que el último, (precisamente conocido como el presidente del feminicidio), en cuyo gobierno promovió una guerra que hoy en día ha causado cientos de miles de muertos y que dio pie a un crecimiento desmedido en los feminicidios que hizo que se dispararan en un 155% respecto al sexenio anterior y que además en su periodo se agravó la impunidad y corrupción en las instancias de justicia federales y locales transmutó en pacífico defensor de las mujeres.

Una mujer exsecretaria en el gobierno Peñanietista, en la cárcel acusada de lo que se conoce como La Estafa Maestra en dónde desvió miles de millones de pesos de los programas sociales (sí, los que entre otras cosas atienden a las mujeres y sus familias) aprovechando la efeméride por el día de la mujer publicó un mensaje que dice “Mi delito es haberme atrevido a subvertir el pacto patriarcal, luchado contra el machismo… bla, bla, bla”

Un partido de derecha, el PAN, el que aglutina a los conservadores, fascistas y extrema derecha de este país y que invariablemente y desde su fundación dice que “protege a la familia”, oponiéndose en todo momento a la despenalización del aborto; nos salió a decir que es feminista. ¡Nada más patético y contradictorio que los panistas declarándose feministas!

Y así los del PRI y así comunicadores y periodistas, y así personas que solían ser de izquierda y que al quedar sin prerrogativas en este gobierno devinieron en reaccionarios; y así mujeres clasistas y racistas que en su forma cotidiana de vida menosprecian a las que no son de su clase o color;  todas y todos ellos ante el gobierno más feminista de la historia, el único paritario, el único que se ha preocupado por ampliar los beneficios sociales a las mujeres que más lo necesitan; se disfrazan de pseudofeministas como también lo hicieron de ecologistas, de expertos en energías limpias, en aeropuertos, en fideicomisos, de epidemiólogos, de especialistas en seguridad, cuando son bien conocidos como simples machos, traficantes de influencias y vividores del presupuesto público; pero que en esta ocasión se disfrazan de feministas no por afinidad con las mujeres sino por intentar afectar al gobierno. ¡Porque además creen que la gente se chupa el dedo!

Estos mercachifles promueven una historia de que a este gobierno no le importan las mujeres; no les es suficiente los datos reales, les alcanza con su odio de siempre y su valemadrismo ante cualquier situación; usan un movimiento social de trascendental importancia para sus pequeños fines políticos.  No es de sorprenderse porque lo mismo hicieron con el COVID y la vacunación.

(El día de la mujer se conmemoró el lunes 8 así que para hoy sábado seguramente ya regresaron a su primitivo estado de indiferencia y oposición frente al feminismo, ya volverán a ser el “ismo” que se requiera en la siguiente circunstancia)

¿Alguien recuerda a un locutor que se disfraza de payaso y usa peluca verde y en sus programas usaba a mujeres semidesnudas a quienes tocaba y albureaba? Ah, bueno, esta semana este payaso nos dijo que es feminista y que él defiende a las mujeres de este “mal” gobierno. Tomen nota.

¿Recuerdan al jefe Diego, el máximo exponente del conservadurismo del Bajío y miembro prominente del PAN? ¿Recuerdan que de las mujeres en la política él decía: “El viejerío, a la cocina”?, también ya nos enteramos en su red social recién estrenada que ahora en esta semana ya es feminista.

El feminismo no es de derecha, la violencia sí, esos grupos infiltrados en la marcha del día 8 para lastimar servidores públicos y destruir lo que estuviera a su alcance son el desenlace de estos esquizofrénicos que dicen ser lo que no son. Estos de derecha lo que hacen es apropiarse de un movimiento con legítimas demandas y lo trastocan en su vulgar letanía opositora.

Por alguna razón creen que los hechos en la marcha de ayer les beneficiará en las siguientes elecciones, consideran que entrometerse de manera violenta en un movimiento social les reditúa, suponen que las mujeres de este país son tontas y manipulables y que no se dan cuenta de la obvia provocación a través de la turba dirigida que lanzaron.

En la novela “Suites Imperiales” de Bret Easton Ellis, hay un diálogo que bien les aplica:

 – ¿Cómo puedes vivir así?

-Fingiendo que no lo hago.

Solo así se pueden entender estos farsantes. Su incongruencia ante la vida, ante la política y ante la sociedad que hace que digan que son lo que no son y al día siguiente lo contario, explica muy bien el alejamiento de los votantes a sus personas y partidos. Cavan su propia tumba política porque se les olvida que los ciudadanos tenemos memoria.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s